Estamos ante un libro que es una verdadera referencia en PsicoTrading.

Mark Douglas acumula años de experiencia y de investigación, y su obra es admirada por todos.

Según Mark, todo lo que se requiere es que el individuo adquiera la mentalidad del trader. Sencillo si no fuera porque todo lo aprendido en nuestra vida personal/profesional, y sobre todo la lógica aristotélica bajo la que la sociedad occidental ha sido educada, constituyen el peor comienzo que podamos imaginar.

Un trader debe pensar en términos de probabilidad y estadística. De menos a más, en término de frecuencias, medidas descriptivas, muestreos, estimaciones, contraste de hipótesis, regresión, validación de hipótesis, etc. Estas son las herramientas de los traders que ven el trading como una profesión sin fecha de caducidad.

El objetivo de cualquier trader es ganar regularmente. Hacerlo de forma consistente debe ser nuestra única obsesión. Según Douglas, los ganadores de todo el mundo piensan de una forma totalmente diferente al resto. Hay algo en la manera en que nuestras mentes trabajan, que no encaja demasiado bien con los mercados.

Mark Douglas cubre en este libro los siguientes puntos:

  1. Si sólo analizamos el mercado, no tenemos garantías de éxito en nuestro trading.
  2. La actitud y mentalidad del trader determinan los resultados.
  3. Diagnosticar los errores del trader (internos).
  4. Aprender a pensar en probabilidades, y realizar la transformación como persona que esto requiere (resolviendo los conflictos que aparezcan).
  5. Sistematizar la estrategia mental ganadora, hasta tal punto que se lleve a cabo sin pensar. Automatizar el proceso de decisión.
  6. Generar la confianza en la técnica que mejor se adapte a cada uno, y mejores resultados aporte.

Tal como Mark Douglas dice, necesitamos cambiar algo, que está en el interior de nosotros mismos (“change your thinking”), liberándonos y pasando a un estado de no preocupación (que no es lo mismo que despreocupación).

Cuando se den las circunstancias y setup para lanzar nuestro trade, que previamente hemos estudiado, entonces “adelante”. A partir de ese momento el trade es sólo un elemento de una muestra mayor, en términos de probabilidad. La siguiente frase lo dice todo: “The less I cared about whether or not I was wrong, the clearer things became, making it much easier to move in and out of positions, cutting my losses short to make myself mentally available to take the next opportunity.”

Queremos invitaros a ver la siguiente entrevista a M.Douglas. No tiene desperdicio.