El libro de Justin Mamis, “When to Sell”, nos dice cosas que seguro ya conocéis, pero no menos importantes por ello. Empecemos con una frase que quizá sea la más contundente y brillante del libro:

“La regla número uno de cualquier trader profesional debería ser vender siempre que una acción no haga lo que esperamos”  (“The pro never says, I’ll watch it one more day”).

Reflexionemos todos los días un minuto alrededor de este punto, y después que cada cual haga lo que considere oportuno.

Asegura que las técnicas de venta son bastante más complicadas que las de compra, siendo la presión emocional del trader mayor en ellas. Es mucho más sencillo encontrar señales claras de compra que de venta. Si a esto le añadimos que la decisión de vender, a veces puede ser un error, pero la de no hacerlo (estando en largo) puede ser un auténtico desastre, convierte al momento de la venta, en el verdadero protagonista del Trading, según Justin.

Cuando operamos, pensamos si habremos tomado la decisión correcta o no, en lugar de preocuparnos por la consistencia de nuestro trading. No se trata de batir a los mercados, sino de ser exitosos la mayoría de las veces que operamos, y además hacerlo con una frecuencia regular. Y en definitiva, si no fuéramos exitosos la mayoría de las veces, asegurarnos al menos que la ganancia asociada a las veces que ganamos sea mayor a la pérdida de las veces que perdemos.

Para Justin Mamis uno de los aspectos clave de todo trader consiste en evitar los “malos momentos/tiempos”.

La forma en que el “capital inteligente” de las grandes instituciones entra comprando, es a través de una “acumulación pausada, paulatina y sin prisa”, controlando la acción del precio. Pero cuando deciden vender, el deseo que impera es salir lo antes posible. Este es un aspecto sobre el que todo trader debería meditar, intentando copiar la manera de actuar del “Smart Money”.

Recordemos también que la compra se apoya en la esperanza del individuo, mientras la venta lo hace en el miedo. Para ser un maestro de la venta, lo importante no es tener esperanza en que baje el precio, si estamos en corto aprovechando el pánico de los que están largos, por ejemplo, sino en controlar el miedo cuando la euforia de los compradores llega. Lo otro, sólo requiere técnica y stops.

En general,  podemos decir que la mayor parte de este libro es sobre Tape Reading. No dejes de leerlo, si tienes tiempo y puedes.